Monsieur Gignac, merci

Por Nicia Delgado.

Siendo una gran apasionada de los deportes, nada me gusta más que la calidad de los mismos, pero sobre todo la brillantes y genialidad de los protagonistas, en este caso, los jugadores, muchas veces, son ellos los que atraen a los fans o seguidores, quienes hacen que a la larga, la gran mayoría de los fanáticos se queden para siempre apoyando a un equipo, del equipo que fuere.

En mi caso, hoy hablare de un jugador que no fue determinante para mi amor por los Tigres de la U de Nuevo León, pero que agradezco el que haya llegado no solo para quedarse, sino para amar con pasión los colores de la camisa de los felinos, porque no hay nada mejor que un jugador que además de efectivo, conecte con la afición, como el francés André-Pierre Gignac conecto con la afición felina.

Y es que el equipo había tenido figuras, jugadores que hoy en día siguen siendo referente del equipo de la U, yo me conecte con Tigres por Siboldi, admire al Diablo Nuñez, vi pasar sin pena ni gloria al Matador, al Kikin, y a muchos otros, llego Damián Álvarez y los cuatro fantásticos y algo que veía muy lejano, se me dio con aquel campeonato del 2011, de nuevo tuve un héroe en Tigres, pero lo mejor, por fin veía campeón a mi equipo.

Cuatro años después, veía irse la posibilidad de que Tigres siguiera siendo un equipo solido, pues de nuevo parecía temporada de sequía en campeonatos, al final, pensé: pocos pueden ver campeones a sus equipos al menos una vez en la vida, mis Tigres ya me dieron esa felicidad y tienen uno más en sus vitrinas.

Estaba (gustosa) muy equivocada, porque en plena final de la copa Libertadores, apareció un jugador, venía de Europa decían, de Francia, y con malicia otros dijeron: viene a retirarse, a que le paguen bien, es un fracasado, que puede hacer alguien como Gignac en un equipo chico como Tigres, y habiendo perdido la final del torneo más importante del continente, parecía que tal vez Gignac, solo venía a jubilarse con Tigres.

Benditos los que desearon el fracaso del francés y de Tigres, los que dicen que la FMF, regalo el título de 2015 a los Tigres y los siguientes dos, benditos los envidiosos que no ven con los ojos con los que miramos a Gignac quienes le vamos a Tigres, porque a todos ellos el francés en 3 años y medio ha callado las bocas y demostrado más de una vez, que ha sido el extranjero mas determinante de los últimos años.

 

“Pocos como Gignac,que le importe la gente alrededor de lo que muchos consideran un trabajo más que hace ganar millones a una persona”.

 

Gignac no solo ha ganado campeonatos de Liga, sino campeonatos de goleo y balones de oro en la liga Mexicana, para un jugador de su edad, esto no es fácil, pues para muchos, cuando un jugador llega a los treintas, debe empezar a buscar su retiro y a mantener un perfil bajo para tener un retiro decente, pero Gignac no es de esos, muy al contrario, se esta convirtiendo (y deberían de tomarlo muchos jugadores jóvenes) en el ejemplo que se necesita, no solo para buscar ser la estrella de un equipo, sino demostrar que la vida de un futbolista no empieza en declive a los treinta, sino que si se trabajo como es debido, queda mucha cuerda para seguir teniendo una gran carrera dentro del fútbol profesional.

Gignac ha elevado el nivel de Tigres a nivel mundial, lo puso en el mapa de los grandes clubes, y no con esto malinterpreten el que Tigres sea un grande, porque le falta bastante camino por recorrer, pero verlo ahí al ladito de los grandes, significa que las cosas se están haciendo y se hacen bien, para que el nombre de un equipo como Tigres pueda escribir una gran y maravillosa historia.

Pero más allá de lo futbolístico monsieur Gignac ha conectado en el alma y corazón de la afición auriazul, ya fuera por sus redes sociales, sus grandes goles, sus “pleitos” con el eterno rival, con los comentaristas deportivos, con los árbitros, pero sobre todo con su gran corazón, a que bello corazón tiene el Bomboro, que hermosos sus goles, sus palabras, pero más que nada sus acciones, sus apoyos a los necesitados, a los niños enfermos, a todos y cuantos él ha tocado y de una u otra forma salvado, sus goles gustan y gustan mucho,, pero sus acciones fuera de la cancha enamoran y es un amor para siempre.

Dicen que es solo fútbol, pero va más allá de eso, de un simple deporte, pocos como Gignac,que le importe la gente alrededor de lo que muchos consideran un trabajo más que hace ganar millones a una persona, él lo eleva a otro nivel, el tal vez no tenga la talla mundial de CR7 o Messi, pero en el mundo de los Tigres él es igual o mejor que cualquiera de ellos, porque no nos importa las comparaciones, es nuestro francés, es nuestro campeón, es nuestro 10, es nuestro Bomboro, es nuestro André-Pierre Gignac.

Publicado originalmente en BlackLadyMJJ.