El día que Pep Guardiola dejó clara la jerarquía de Rafa Márquez ante Messi

Una década después de que se coronara uno de los proyectos más potentes de la historia del fútbol mundial, resulta interesante volver en el tiempo y descubrir las pequeñas piedras que se pusieron en los cimientos del FC Barcelona de Josep Guardiola. El entrenador catalán creó, desde la táctica y el manejo de grupo, un equipo legendario.

Al inicio de dicha campaña y tras asumir el mando del conjunto catalán, Guardiola resolvió el problema de Lionel Messi con la directiva. El astro argentino quería viajar para defender la casaca albiceleste durante los juegos olímpicos de Pekín 2008, pero al ser un torneo no de selecciones mayores, los dirigentes barcelonistas se mostraban reticentes a ello.

Guardiola convenció a la dirigencia de dejarlo ir, pero no sin que ellos supusieran presión a Lionel durante el proceso. Uno de los episodios que lo mostró durante la pretemporada, fue un entrenamiento donde Messi llevó su descontento de ser externado gestualmente, a tener un enfrentamiento con Rafa Márquez.

El mexicano es justamente valorado en su país, pero lo es aún más entre la afición española del club culé. Un defensa central de leyenda con una salida excelsa y capacidad de ser incluso centrocampista. Cualidades que Pep tenía tan claras, que al percibir la discusión no dudó en tomar parte por el michoacano, primero calmando al Diez y luego reprendiéndolo claramente.

Así que en la historia de Rafa Márquez, la anécdota de haber tenido más jerarquía que el mejor jugador de la historia en momentos en que ya era estrella a pesar de su juventud, no es su mayor logro pero dice bastante del estatus que consiguió el cinco veces mundialista. Una leyenda del fútbol mundial.