EL VERDE COTIZA A LA ALZA.

Así como el aguacate, este León cotiza a la alza. La Fiera arrancó el torneo volviendo a pasar lista entre los candidatos al título. Junto a los Tigres y América, vuelve a poner su nombre entre los equipos que serán protagonistas pero que además de los resultados, su estilo de juego seguirá siendo igual de atractivo y volverá a ser un rival durísimo para cualquier adversario. Este León, si mantiene el nivel defensivo, pinta para ser más completo aún que el equipo que arrasó en el pasado torneo regular.

Ignacio Ambriz apostó por lo ya conocido a pesar de lo que había mostrado en la pretemporada. Volvió a alinear un equipo que intercambia posiciones, que cambia sus referencias y donde los jugadores compensan los movimientos de los compañeros entendiendo lo que deben hacer y otorgando múltiples ventajas y opciones de pase.

Ismael Sosa fue el único refuerzo que inició de titular en el lugar de Angel Mena, además de Carlos Guerrero supliendo a Iván Rodríguez como mediocentro defensivo. Sosa se acopló a la perfección a lo que requería el equipo y se movió a los espacios que sus compañeros generaban, y así fue como llegó el primer gol del equipo esmeralda en el torneo cuando ingresó por el carril izquierdo del área para definir una internada de Campbell. Además ya le habían anulado de manera errónea otro gol y José Juan Macías había estrellado un balón en el poste izquierdo del club tuzo.

El arranque de los verdes fue prometedor y después de un penal señalado por el VAR que convirtió de manera exquisita JJ Macías, pintaba para goleada y algo más. Desafortunadamente Carlos Guerrero sacó a pasear los nervios y errores de su juventud y se hizo expulsar, poniendo al equipo a sufrir de manera innecesaria cuando todo parecía controlado. Otro penal pitado por el VAR, ahora en contra de los verdes, apretaba el marcador y nubarrones se veían a lo lejos cuando minutos antes el cielo era azul y soleado.

Ambriz mandó a la cancha a Leo Ramos por Macías, con la intención de que aguantara el balón y le diera respiro a su equipo mientras modificaba la línea defensiva ingresando a Yairo Moreno como lateral izquierdo, Miguel Herrera como lateral derecho y Fernando Navarro se posicionó como mediocentro defensivo haciendo pareja con Luis Montes. El Chapito, excelso en el manejo de balón, filtró un pase estupendo al movimiento de Leo Ramos para cerrar el encuentro y tranquilizar algo que por unos minutos se complicó pero este equipo supo contrarrestar de gran manera. Este equipo es algo serio, lleno de buenas opciones y variantes donde Ambriz ha mostrado su total madurez como técnico.

Se viene un gran partido ante el América, rival odiado y al que se superó la temporada pasada por partida doble. Miguel Herrera viene con ansias de revancha pero los verdes le tienen tomada la medida.

A dar otro puñetazo sobre la mesa.

Sígueme en twitter: @LuisArturo_B